Tiempo de lectura 9 min.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp

9 trucos mágicos para responder preguntas de las pruebas SABER

Cuando te enfrentes a las preguntas de pruebas SABER, debes tener muy presentes ciertos trucos. No son de magia, pero sí pueden ser mágicos para ayudarte a mejorar tu puntaje. Estos son los trucos para responder preguntas de las pruebas SABER que te ayudan a descartar respuestas incorrectas o acercarte más a las correctas.

Antes de entrar en materia, veamos cómo están estructuradas las preguntas del Examen SABER 11.

Cómo están estructuradas las preguntas del ICFES

Cada ítem o pregunta de un cuestionario ICFES consiste en lo siguiente:

  1. Un texto con uno o más párrafos. Los textos más largos son los de la prueba de Lectura Crítica que es también la que más tiempo toma.
  2. A veces, la pregunta incluye una imagen que puede adornar o complementar el texto.
  3. Al final del texto se presenta una pregunta, incluidos sus signos de interrogación o puede ser una frase inconclusa -no terminada-.
  4. Y finalmente, están las cuatro alternativas. Pueden ser respuestas posibles a la pregunta o también pueden ser frases que completan la frase inconclusa. Solo una es la respuesta correcta.

El componente de inglés no sigue exactamente este formato, pero en esencia lo que vas a leer a continuación, también aplica para esa materia.

Si tomaste nuestro programa Objetivo Once o presentaste algún simulacro de prueba tipo SABER, sabes exactamente a qué me refiero.

Trucos para responder preguntas de pruebas SABER

#1 Sospecha de los «siempre», «nunca», «nadie», «todos» en las respuestas.

Casi todas las preguntas ICFES incluyen cuatro alternativas de respuesta. Ten cuidado cuando entre esas alternativas aparecen palabras como siempre, nunca, nadie, todos, ningún, etc.

Normalmente en ciencias exactas, como matemáticas, física o química pueden ser expresiones válidas. Por ejemplo, 5 siempre será mayor que 4; la tierra siempre tarda aproximadamente 365 días en dar una vuelta al sol.

Pero en áreas no-exactas, como sociales-ciudadanas, usualmente los «todo», «nadie», «ningún», «siempre» o «nunca.» tienen excepciones.

Por ejemplo, en la frase «las personas afrocolombianas siempre tienen menos oportunidades de estudio«, muy seguramente encontrarás muchas excepciones, y así solo haya una, hace que la afirmación se falsa y la puedes descartar sin agüero.

A veces no vas a encontrar la palabra escrita pero se haya implícita. Por ejemplo, en la frase «Los hombres son deshonestos» la palabra «todos» se encuentra implícita.

En conclusión, a no ser que tengas total certeza, duda de alternativas que contengan ese tipo de palabras en ciencias no-exactas.

#2 En dilemas éticos, no caigas en la trampa ¿tú qué harías si…?

Las preguntas sobre dilemas éticos son parte del componente de SOCIALES en la Prueba SABER 11.

Suelen presentarse como «¿Qué harías tú en caso de que…?» Al redactar la pregunta de esa manera, pareciera que te estuvieran pidiendo tu opinión.

Pues resulta, que el ICFES no puede calificar una pregunta con base en opiniones, pues, las opiniones sobre un tema pueden ser muy diversas y solo puede haber una respuesta correcta.

Por ejemplo, «Te encuentras un billete de 50.000 pesos en la calle. Tú sabes de quién es y sabes que lo necesita urgentemente, pero tu familia está pasando hambre. ¿Qué harías con el billete?» A) ¿Lo devolverías? B) ¿Te lo quedarías para tu familia? C) ¿Usarías una parte y devolverías el resto? D) ¿Lo usarías todo y lo repones después, cuando tengas la manera de hacerlo?«

En esa clase de preguntas, lo más aconsejable es colocarte como un observador externo, no involucrado en los hechos. Es más fácil responder correctamente a un dilema ético cuando no eres el directamente afectado, y más aún si se trata de situaciones extremas.

#3 Lee en desorden. Entiende muy bien el interrogante.

Muchas personas usan la técnica de empezar a leer la pregunta por el final, es decir, entendiendo primero el interrogante o la frase inconclusa, puesto que, si hay algo en lo que no te puedes equivocar es en entender qué te están preguntando. Cualquier palabra que pases por alto, te puede conducir a un error. En eso debes tener mucho cuidado.

Al comprender en concreto qué te están preguntando, será más fácil buscar en el texto las pistas que te llevan a responder correctamente.

Por ejemplo, si el texto de la pregunta en una historia mitológica de la cultura Muisca y la pregunta se refiere a la conversión de la diosa Chía en lechuza, será más fácil saber la respuesta si buscas las palabras Chía y lechuza en el texto.

Si esa técnica funciona para ti o no, solo tú lo sabes.

#4 Lo que no está escrito o no se puede inferir no lo asumas.

En cada texto encuentras tanto información explícita, es decir, lo que está escrito, como información implícita, o sea, lo que aunque no está escrito, se puede inferir o deducir de lo escrito.

Por ejemplo, en el texto «Me hacían falta manos para llevar todos los platos de comida«, se puede inferir que la comida era abundante.

Lo que NO está escrito o NO se puede inferir, NO lo asumas. No escojas como respuesta correcta una en la que te dan información que no está en el texto o no se puede deducir.

Por ejemplo, en el ejemplo anterior no puedes inferir que el protagonista es un glotón. Podría ser, aunque también podría ser un mesero atendiendo a muchos comensales en un restaurante.

A veces por nuestra condición de género, religión, etnia, lugar de residencia o nivel de ingresos, tendemos a asumir información según nuestras propias circunstancias. Es un error.

La respuesta es única, independiente de si soy hombre o mujer, blanco o negro, católico o ateo, costeño o rolo, rico o pobre, machista, feminista o ninguno de los anteriores, gordo o flaco, alto o bajo. En fin. Se capta, ¿no?

#5 No respondas con base en opiniones.

Tu opinión es MUY importante pero NO en la prueba SABER 11.

Me explico. La respuesta que des a una pregunta no puede basarse en tu opinión, pues sobre un mismo tema otras personas pueden opinar diferente y no todas las respuestas pueden ser correctas. Solo hay una.

Por ejemplo, una de las alternativas de respuesta a una pregunta podría ser «las mujeres son más eficientes y más honestas que los hombres.» Es posible que estés completamente de acuerdo con esa afirmación.

Sin embargo, aunque así sea, no te piden tu opinión. Piensa que aquello que puede ser cierto para ti, en tu propio contexto, puede ser diferente para otra persona con un contexto diferente.

Mi recomendación es, entiende bien la pregunta y responde estrictamente eso. Sin sazonarla con tu opinión.

#6 Cada letra, cada palabra y cada signo de puntuación es importante.

Cada pregunta es en la práctica un ejercicio de comprensión lectora. Entender qué te están preguntando es el primer paso para acercarte a la respuesta correcta.

Pero, muchas personas se equivocan en cosas tontas.

Nuestros estudiantes ya han respondido más de 60 mil preguntas al escribir este blog y tenemos muy claro que, a menudo, aún sabiendo la respuesta correcta, responden incorrectamente .

Son descuidos que ocurren al leer muy rápido la pregunta y omitir palabras esenciales del texto.

Por ejemplo, mira la imagen y responde la pregunta.

Resultado de imagen para cube dimensions
El volumen de un bloque se calcula multiplicando sus tres dimensiones.

Beto juntó cuatro bloques como el que se muestra en la figura. ¿Cuál es el volumen de la figura que armó Beto?

Muchos responderían 24 metros cúbicos, es decir, el producto de las tres dimensiones. Error. La respuesta correcta es 96 metros cúbicos. Si respondiste 24, sabes calcular el volumen de un cubo, pero al omitir la palabra cuatro en la pregunta, tu respuesta fue incorrecta.

#7 No adivines. Reflexiona tus respuestas.

En muchas de las preguntas del examen, con toda seguridad no sabrás cuál es la respuesta correcta. Eso es lo normal.

Son aproximadamente 250 preguntas y si eres el mejor entre los mejores, aún así podría haber unas 25 preguntas en las que no tienes idea cuál es la respuesta correcta. Si no eres el mejor, no serán 25. Podrían ser 200 o más, si no te preparaste bien.

Muchas personas tienen la tentación de adivinar. Yo te aconsejo que no lo hagas. Es una pésima estrategia.

No adivines las respuestas. Es una pésima estrategia.

Si adivinas, tus probabilidades de acertar son del 25% -una cuarta parte-. Si lees bien la pregunta y descartas alguna de las cuatro opciones, mejoras tus probabilidades al 33% -una tercera parte-. Y si continúas reflexionando sobre las posibles respuestas y logras descartar otra alternativa, ya te quedan solo dos posibilidades. La probabilidad aumenta al 50%.

Así que cuando tengas una pregunta en la que no sabes la respuesta, reflexiona muy bien para mejorar tus posibilidades de acertar.

#8 Dos minutos por pregunta en promedio.

La prueba SABER 11 consta de 278 preguntas, incluidas las del cuestionario socioeconómico que no son calificadas. Como ves en la imagen, son dos jornadas de cuatro horas y media cada una, es decir, un total de 540 minutos.

Estructura de aplicación para población general incluyendo personas con discapacidad motora.
Estructura de aplicación para población general incluyendo personas con discapacidad motora.

Eso significa que tienes en promedio casi dos minutos para responder cada pregunta. Si te demoras en algunas preguntas más de dos minutos, forzosamente tendrás que demorarte menos en otras para compensar el tiempo.

No recomiendo que estés mirando el reloj constantemente porque te desconcentras. Lo ideal es que aprendas a «sentir» esos dos minutos. Que tu reloj interno te avise para saber si estás llegando al límite para cada pregunta y para cada materia.

Resultado de imagen para 2:00
En promedio debes tardar dos minutos respondiendo cada pregunta

Si te preparaste con nuestro programa Objetivo Once, que incluye más de mil preguntas tipo ICFES, con seguridad habrás desarrollado esa habilidad. Encuentras más información de las pruebas en la siguiente Guía de Orientación.

#9 Primero lo fácil para asegurar puntos

Esto también está relacionado con el manejo del tiempo.

La prueba SABER 11 tiene preguntas con dificultad baja, media y alta. El mismo ICFES asegura que están distribuidas proporcionalmente. Mira la imagen.

La imagen puede contener: texto que dice "MITO "Todas las preguntas del Examen de Estado Saber 11° son difíciles". REALIDAD El Examen Saber 11° incluye preguntas de todos los niveles de dificultad (bajo, medio y alto), distribuidas proporcionalmente. mejor saber icfes V"

Eso significa que si respondes las fáciles primero y tardas menos de dos minutos en cada una, habrás ganado tiempo valioso para dedicarte a las de dificultad media y alta.

Por esa razón, dedícate primero a las fáciles y luego a las difíciles. Así, vas asegurando puntos.

Lo que no puede ocurrir es que por responder primero las preguntas difíciles, se agote el tiempo y dejes de responder las fáciles en las que tienes un puntaje asegurado.

Y eso es todo por ahora. Si te interesa prepararte en serio para el Examen SABER 11 que es también el examen de validación del bachillerato, te invito a probar con Objetivo Once, el método probado para pasar el examen de validación y sacar un puntaje elevado en la prueba.

Objetivo Once, la metodología probada con éxito para validar el bachillerato.
Objetivo Once, la metodología probada con éxito para validar el bachillerato.

Espero que estos trucos para responder preguntas de las pruebas SABER te sean útiles el día del examen.

Mucho ánimo y buen genio.

Carlos

0 0 voto
Article Rating
guest
2 Comments
más reciente
más antiguo más votado
Opinión entre líneas
Ver todos los comentarios
Samuel

Muchas Gracias, esto al menos me hace sentir mas tranquilo para prepararme

Artículos destacados

Gratis Simulacro de Prueba SABER 11

Objetivo Once

por TuBachillerato.co

El método probado para pasar la Prueba SABER 11 del ICFES que es también el examen de validación.

Rápido Confiable Posible

2
0
¿Qué opinas? Comenta sin agüero.x
()
x